Sign in / Join

Inflexión: un parque para homenajear a las víctimas

POR DIEGO ZAMBRANO BENAVIDES

Pasaron 301 días desde que el edificio Mónaco fue demolido para que sobre sus escombros se construyera el Parque Conmemorativo Inflexión, un espacio en homenaje a las víctimas del narcotráfico que a partir de hoy, a las 9:00 p.m., estará abierto al público.

El evento de Dedicatoria será un acto privado que se podrá apreciar en directo por Telemedellín, a partir de las 10:00 a.m. Al finalizar la tarde estará el presidente Iván Duque Márquez.

Lograr derribar un símbolo de la violencia fue el objetivo que persiguió la administración de Federico Gutiérrez al comenzar su mandato. El inmueble destruido, que perteneció a Pablo Escobar, desapareció para abrir un corredor en el que se contará la historia desde quienes padecieron en carne propia la oleada del terror de la mafia.

La definición en el diccionario consigna que la inflexión es el “torcimiento o comba de algo que estaba recto o plano”. Enmarcado en lo que ha ocurrido alrededor de este lugar en la ciudad, podría decirse que significa un cambio de símbolo. De uno que para la alcaldía representaba la violencia y el poder de la ilegalidad, por otro que enaltece a los héroes que perdieron la vida por el flagelo del narcotráfico.

Hasta hoy solo el Museo Casa de la Memoria, en Medellín, tenía en sus salas colecciones alusivas a este tema, pero nunca de las proporciones que tiene el nuevo parque. Uno de los pocos monumentos con los que cuenta la ciudad para homenajear a víctimas de la violencia es el de “Los niños de Villatina”, ubicado en el Parque del Periodista y dedicado a ocho menores de edad y un joven masacrados hace 27 años.

No obstante, alcanzar a entregarlo hoy fue una odisea debido a los retrasos en la entrega de algunos materiales. Hasta ayer trabajadores afinaban detalles de urbanismo del parque para su presentación hoy a la ciudad.

En julio arrancó la construcción de Inflexión, que fue diseñado como un espacio interactivo en el cual, quienes lo visiten, podrán depositar ofrendas florales, velas u otros elementos, que mantengan viva la memoria de quienes perdieron la vida (ver Infografía).

Lugar para la reivindicación

Sebastián Londoño, asesor de la dirección general del Centro Nacional de Memoria Histórica, calificó el proyecto como fundamental porque no se limitó a reemplazar un lugar por otro, sino que fue más allá de un cambio arquitectónico y se centró en resignificar el espacio.

“Lo que se vivió en las décadas de los 80 y 90 fue complejo. Se dieron cruces entre la legalidad y la ilegalidad, y el edificio Mónaco era un símbolo del poder violento y mafioso, de una época y de una forma de comportarse legitimada por sectores sociales, pero que ahora, con Inflexión, tendrá otra narrativa que no desconoce la historia, sino que nos lleva a la reflexión”, dijo.

Londoño subrayó la importancia de que el parque lleve a que las víctimas que sobrevivieron también hagan un tránsito entre el dolor y el empoderamiento, pues esta inflexión es la oportunidad para que puedan demandar sus derechos y, sobre todo, el esclarecimiento de los hechos que los marcaron.

Por su parte, Luis Hernando Mejía, presidente de Corpoblado, manifestó sentirse orgulloso de que este gran parque conmemorativo esté en El Poblado, porque permitirá conocer la otra cara de la moneda y, además de enaltecer a los héroes, se puede convertir en punto para el encuentro.

“Hay expectativa sobre cómo se va a manejar el lugar. Le presentaremos a la próxima alcaldía una propuesta para administrarlo y poder organizar allí actividades culturales que permitan apropiarse del espacio. Nuestro temor es que se entregue y luego termine convertido en un sitio donde turistas se toman fotos, como sucedía con el Mónaco. Por eso, nos ofreceremos para cuidarlo”, agregó.

Sobre el nuevo espacio

La Secretaría Privada de la Alcaldía de Medellín enfatizó, para responder a los críticos que pedían hacer del Mónaco un lugar para la memoria, que mantener el edificio, readecuarlo y repotenciarlo habría costado 33.000 millones de pesos.

Por ello, lo que se decidió fue demolerlo, para lo cual la administración municipal invirtió 4.700 millones de pesos.

La estructura del portentoso inmueble tardó en caer menos de tres segundos. Con 28.000 perforaciones rellenas del explosivo Indugel, sus ocho pisos se redujeron a escombros a las 11:54 a.m. del viernes 22 de febrero de este año.

Para muchos vecinos fue un alivio. Hace dos años y medio, cuando el parque no era ni siquiera un proyecto, Darío Moreno dijo que él estaba dispuesto a agarrar un mazo para derribar ese insoportable edificio que podía ver desde la ventana de su apartamento en la unidad Bahía Blanca.

Luego de la demolición, se abrió convocatoria para elegir un proyecto. En total se presentaron 14 propuestas y la ganadora fue la de los arquitectos Germán Tamayo OsorioCarolina Henao Salazar, Tomás del Gallego y Luis Felipe Zapata Flórez.

EN DEFINITIVA

Desde hoy a las 9:00 p.m. el Parque Inflexión estará abierto a la ciudadanía. La ejecución de este espacio conmemorativo tardó seis meses y en las obras se invirtieron 7.000 millones de pesos.

“Hubo un dato que nos impresionó mucho cuando leímos las bases del concurso, y es que en Medellín hubo 46.612 muertes entre 1983 y 1994. Es una cifra escandalosa y estremecedora, entonces fue el hilo conductor, el argumento central de nuestra propuesta”, explicó Zapata.

De los cuatro ninguno pasa de los 30 años, por lo cual diseñar Inflexión fue un aprendizaje doble. Por un lado, el reto profesional, pero también un desafío para acercarse a una guerra que no vivieron directamente, anotó el arquitecto.

Entre las características de la obra, Zapata destacó las perforaciones del muro conmemorativo, tantas como el número de víctimas que dejó la época violenta antes mencionada. Además, el camino de héroes que cuenta con nueve mensajes de personajes de la esfera pública que perdieron la vida por enfrentar al narcotráfico.

En un rincón del parque también quedaron 30 metros cúbicos de los escombros que dejó el Mónaco, como símbolo de su derribamiento.

Inflexión no fue una superposición, concluyó Londoño, sino una carta abierta a la sociedad para no perder de vista lo que fue, con la única intención de seguir en una sola dirección: hacia adelante.


CONTEXTO DE LA NOTICIA

PARÉNTESIS ADIÓS A LA ESCULTURA DEL MAESTRO ARENAS

En el extinto edificio Mónaco existía una escultura del maestro Rodrigo Arenas Betancourt, titulada “La Nueva Vida”, de la que hasta el año pasado se dijo que sería instalada en el Parque Inflexión. No obstante, sobre el destino de esta obra que hoy está en poder de la Policía tras el proceso de extinción de dominio al inmueble, los vecinos del nuevo espacio prefirieron que no quede en el lugar, pues la idea del memorial es rendir homenaje a las víctimas y dicha escultura recuerda a Pablo Escobar. Por ello, prefirieron pasar la página de esa historia. La Secretaría Privada de la Alcaldía de Medellín confirmó en noviembre pasado que la obra no estará en Inflexión.


Tomado de: www.elcolombiano.com

Leave a reply