Sign in / Join

Guía para entender cobros de la factura de servicios públicos en cuarentena

Una de las medidas desprendidas de los decretos del Gobierno Nacional es que durante la contingencia no habrá suspensión ni cortes de los servicios por falta de pago. FOTO CARLOS VELÁSQUEZ

La queja recurrente que recibimos de nuestros lectores coincidía en que, pese a los alivios del Gobierno Nacional, a que los locales comerciales fueron cerrados y a que algunas viviendas no fueron habitadas durante el primer mes de aislamiento, la cuenta de servicios públicos subió de forma considerable.

Como ejemplo tomamos una cuenta del estrato tres, en el occidente de Medellín. En marzo llegó por $305.247, la de abril por $349.340 y la de mayo subió hasta $391.509.

Enviamos el consecutivo de los tres meses de esta y otra cuenta a EPM para revisar los componentes de la misma. Estas son algunas claridades que debe tener en cuenta a la hora de revisar su facturación.

Fechas y ciclos

Uno de los anuncios del Gobierno Nacional al declarar el estado de emergencia (17 de marzo) fue el congelamiento de las tarifas de acueducto y alcantarillado. Sin embargo, para energía y gas esta medida solo se concretó con las resoluciones de la Comisión de Regulación el 14 de abril.

“Apenas en las facturas que están llegando en mayo se puede evidenciar el congelamiento de la tarifa de acueducto”, explicó Claudia Gómez, jefe de la Unidad Oferta Hogares de EPM. Para ver el alivio en energía y gas hay que esperar a la factura de junio.

Para saber por qué los congelamientos no se ven de inmediato en las cuentas hay que mirar los ciclos de facturación. Al menos 855 operarios recorren el Aburrá para leer una vez durante cada ciclo los tres medidores que por lo general tienen los hogares. Didier Ruiz, jefe de la Unidad Educación al Cliente y Comunidades de EPM, señaló que “no se cobran los servicios por mes calendario, sino que hay ciclos definidos. La norma nos permite pasar el día 28, 29, 30, 31 o 32 del ciclo. Entonces puede pasar que en una factura se cobren 28 días y en la otra 32”.

En una de las quejas recibidas un cliente manifestó que tenía su local cerrado desde el 26 de marzo y aún así le llegó alta la cuenta de abril. Su ciclo de facturación, explicó EPM, iba desde el 22 de febrero hasta el 22 de marzo y esa fue la factura que le llegó el 22 de abril. “Entre la lectura, la liquidación, la facturación y el reparto de la cuenta puede correr hasta un mes y medio. En este caso se trata de consumos previos a la emergencia sanitaria”, dijo Gómez.

Sepa qué le cobran

Primero verifique el consumo. Lo encuentra en la primera página de la factura, donde está el valor a pagar. Está el resumen del ciclo, la comparación con el anterior y el número de días facturados. Las medidas de acueducto, alcantarillado y gas se miden en metros cúbicos (m3), mientras la energía se contabiliza en kilovatios.

Otro punto para estudiar es el detalle de cada servicio, su consolidado semestral y el periodo facturado. En la factura que aparece en esta nota el cobro que llega en mayo es el correspondiente al lapso entre el 13 de marzo y el 13 de abril.

Los estratos 5 y 6 hacen una contribución a los estratos 1, 2 y 3. El estrato 4 no subsidia ni es subsidiado. Sin embargo, ese subsidio tiene un tope porque se busca un consumo eficiente. Para acueducto en el área metropolitana, el subsidio es hasta 13 m3/mes; para energía, son 130 kilovatios/mes. Una vez se supera ese tope subsidiable, el metro cúbico o el kilovatio adicional se cobra a tarifa plena.

Cabe anotar que cada municipio cuenta con unos subsidios diferentes, lo que incide en el costo de los servicios.

Siga estos consejos

EPM informó que entre marzo y abril se reportó un aumento en el consumo de agua, energía y gas, en todos los estratos, que oscila entre 4 % y 5 %.

Esto, en razón al estado de aislamiento durante el cual hay más horas de computadores y televisores conectados, más descargas de sanitarios (si es de los viejos es de 20 litros, cuando uno moderno requiere solo seis. Recomendación: métale una botella llena de tierra al tanque).

En energía nunca el consumo baja a cero por electrodomésticos y equipos que se mantienen conectados. Una nevera, por ejemplo, consume hasta 50 kilovatios al mes, casi la mitad del valor subsidiado en energía. Otro problema es el “consumo vampiro”: cables que se dejan conectados o fugas de agua (si hay goteo de un mililitro cada segundo, al día serán 84 litros).

Entre los consejos en cuarentena, sin dejar de cumplir las normas de bioseguridad por la covid-19, están: afeitarse y lavarse las manos solo abriendo la llave cuando lo requiera, tomar duchas cortas (en una sola se pueden ir hasta 100 litros), lavarse los dientes con un vaso de agua, acumular la ropa suficiente para echar en la lavadora o para planchar, que el recipiente en el fogón sea del tamaño de la llama, desconectar todo lo que no esté usando, apagar la luz de las habitaciones en las que no hay nadie, evitar el uso de mangueras para lavar carros y verificar estado de los empaques para evitar fugas .

Información tomada de: www.elcolombiano.com

Leave a reply