Sign in / Join

El plan de Medellín para trabajar por las poblaciones

La Secretaría de Inclusión tiene el reto de impactar con su política pública a población vulnerable.

En tiempos en los que se elabora la hoja de ruta para Medellín durante los cuatro años de gobierno del alcalde Daniel Quintero, estudiosos de la materia, trabajadores por lo social en la ciudad y organizaciones no gubernamentales se hacen todos la misma pregunta: ¿Cómo se abordará el trabajo con poblaciones vulnerables?
En una ciudad como Medellín, el concepto de vulnerable podría ser tan amplio como la misma población, que es de unos dos millones y medio. Pero, habitantes de calle, migrantes, personas mayores, niños, niñas y adolescentes, personas en prostitución son algunos de los focos.Mónica Alejandra Gómez, secretaria de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos, en entrevista con EL TIEMPO admitió que por la amplitud de su despacho “hay mucho por hacer”.
¿Cuál es la población en la que hay trabajar más?

No, todas. Aquí hay mucho por hacer. Hay dos unidades que me llaman más la atención para trabajarle muy fuerte, porque es el nido de problemáticas y que tenemos que trabajar para cerrar brechas sociales y vulnerabilidades a diferentes grupos poblacionales. La Unidad de Familia, porque hay que trabajarla para que sea el primer entorno protector, para que no hayan personas mayores institucionalizadas, o para que no haya habitante de calle, o para que los NNA (niños, niñas y adolescentes) estén bien cuidados y no estén siendo víctimas de explotación sexual. Y la otra es precisamente la Unidad de Niñez.¿Cómo se tiene contemplado en el Plan de Desarrollo, medir el impacto en las comunidades que son objeto de su Secretaría?

Hay que fortalecer el seguimiento. En el Plan de Desarrollo tenemos por programas unos indicadores de producto y la idea es buscar con estos unos de impacto, que son muy difíciles porque en temas sociales tienes que tener un proceso largo para poder evaluar el impacto, pero también tenemos que mirar el modelo de gestión. Porque cuando nos medimos solo por acciones, estamos llegando a la misma población, no estamos impactando como se debe, entonces es una pregunta compleja, porque hay que evaluar muchas cosas pero al mismo tiempo hay que ejecutar. Hay que hacer diferentes evaluaciones de verdad de impacto en las diferentes políticas públicas, ese entonces es un reto, de la mano con los observatorios que se tengan al respecto.

La pregunta es porque han hecho una crítica al borrador del Plan de desarrollo y es que no hay indicadores directos…

Por ejemplo hay un indicador que en este momento está en el anteproyecto (del Plan de desarrollo), que es muy ambicioso, y es en habitante de calle. En el Plan de desarrollo de la Administración pasada y en el comité de empalme decían que entregamos 847 personas que salieron de su condición de calle, o la superaron, pero la pregunta es ¿dónde están ahora? Entonces, se creó un indicador que dice personas que mantienen su condición de egreso de calle. O sea, sigue habiendo un indicador de personas que supera la condición de calle, pero a ese le agregamos otro indicador de cuáles son las que se mantienen. Porque puede que de los 847 personas que reportó la pasada Administración haya gente que se me devolvió y esté en la calle.

Porque puede que de los 847 personas que reportó la pasada Administración haya gente que se me devolvió y esté en la calle

¿Qué pasará finalmente con el Centro Día 1?

Estamos en la búsqueda de una sede para reemplazar lo que antes era el Centro Día 1. Ya tenemos el sitio, lo estamos adecuando para abrir la oferta, poder albergar a estas personas y hacer un mayor control. Estamos repensando y planeando el sistema habitante de calle porque efectivamente vamos a abrir otros espacios, otra propuesta con oferta cultural, deportiva y demás, para hacerlo más atractivo para estas personas, que se animen a ir a estos espacios nuevos, donde pueden encontrar atención sicosocial.

Pero no sería solo un espacio, ¿serían más?

Serán tres espacios nuevos a lo que hay hoy, pero con una metodología de intervención diferente a la que se ha tenido a la fecha, nos estamos reinventando. Sabemos que es un tema latente, que tenemos que intervenir, estamos haciendo todos los procedimientos administrativos para impactar de manera positiva la Comuna 11 (Laureles-Estadio), la Comuna 14 (El Poblado), el Centro de Medellín (Comuna 10), que son los más afectados.

Mónica Alejandra Gómez
Mónica Alejandra Gómez, secretaria de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos. Foto: Jaiver Nieto/ El Tiempo

¿Cuáles han sido los resultados de la Mesa de Migrantes que recientemente anunciaron?

Ya hemos tenido hace un mes la Mesa Nacional para atención a venezolanos y tuvimos la Mesa Municipal. Incluso, estuvimos revisando temas del Plan de desarrollo. En este es clave hacerle frente al fenómeno de migración de venezolanos, porque van a llegar más y los colombianos tenemos que ver esto como una oportunidad de desarrollo. La meta es poner unos dos puntos de atención para la población venezolana de la mano con Acnur porque muchas veces llega el venezolano y no sabe qué puede hacer, dónde tiene que ir, y ya ellos con el PEP (permiso) pueden ingresar al sisbén. En la Administración Municipal anterior se habían adelantado varias acciones contra la Escnna (explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes) desde la prevención, pero ¿qué se va a hacer por la recuperación?

En este mes y medio ya van cuatro acciones de protección, donde se han rescatado varios niños y los llevamos a nuestros centros de protección. El ente rector es el ICBF, pero con la Unidad de Niñez estamos jugados por este tema. Hemos intensificado las acciones de protección para poder rescatar estos chicos de esos entornos y protegerlos. Estamos trabajando fuertemente en una campaña de Escnna, estamos haciendo lobby para que entren otras entidades a la Red de Protección de la Unidad de Niñez, un proceso que se hace con diferentes gremios. También estamos trabajando con los comerciantes del Parque Lleras, para que entren a este trabajo. Para eso hacemos unas capacitaciones, no es poner sellos por ponerlos, sino activar rutas cuando vean este delito.¿Cómo le van a llegar a la Medellín rural?

Nosotros tenemos oferta en todos los corregimientos, el que sí tenemos que fortalecer fuertemente es el de Palmitas, porque tiene unas condiciones geográficas donde están muy aislados. Es una dinámica muy distinta, donde hay muchas problemáticas sociales, entonces ya estamos pensando en contratar personas que vivan en Palmitas, que estén allá permanentemente, y que se vayan para las veredas. Por ejemplo identificamos que hay personas mayores en riesgo, en ranchitos, que hay un tema de NNA que hay que revisar, el tema de prevención a vulneraciones, entonces estamos buscando personal de allá. Sicosociales, tecnólogos o técnicos que garanticen en el mismo territorio que llegue la oferta, y que conozcan también el territorio.


Tomado de: www.eltiempo.com

Leave a reply