Sign in / Join

El debate detrás de la creación de la Gerencia de Paz de Medellín

La Alcaldía aún no presenta ante el Concejo el proyecto para crear la dependencia. Expertos opinan.

Durante el segundo periodo de sesiones ordinarias del Concejo, la Alcaldía de Medellín presentará una reforma administrativa para crear la Gerencia de Paz, una nueva oficina que orientará la gestión pública del Municipio en materia de conflicto urbano.

En diálogo con EL TIEMPO, la Gestora Social del Municipio, Diana Osorio, detalló que esta dependencia se constituirá bajo el despacho del Alcalde y se diferenciará en varios aspectos de la eliminada Asesoría de Paz y Convivencia.

“Nosotros no le vamos a quitar funciones a otras secretarías. La labor de la Gerencia se enfocará en construir y articular una estrategia de paz para la ciudad y realizar un acompañamiento a las secretarías en la ejecución de esa estrategia”, explicó Osorio.

Esto significa, aclaró, que la oficina no ejecutará programas, ni presupuesto, tal como lo hacía la Asesoría de Paz y Convivencia.

El trabajo se reducirá a crear una estrategia macro para el Municipio y asesorar a sus dependencias en la ejecución de programas que busquen impactar la paz de la ciudad. Una decisión que se traduce en que, por ejemplo, las funciones de convivencia seguirán concentradas en la Secretaría de Seguridad.“La gerencia de Paz no será un ente como tal. Será un gerente con un equipo que hará estrategias macro para las secretarías. Esto significa que no vamos a ejecutar recursos y no le vamos a implicar a la ciudad burocracia”, reiteró Osorio.

Será un gerente con un equipo que hará estrategias macro para las secretarías. Esto significa que no vamos a ejecutar recursos y no le vamos a implicar a la ciudad burocracia.

Aunque la estrategia y el diseño de la Gerencia todavía están en formulación, Osorio anticipó que se manejarán cinco ejes estratégicos: participación ciudadana, prevención y justicia, víctimas, excombatientes, y verdad y memoria.

Todos ellos estructurados alrededor de cuatro líneas trasversales: uso de información y datos a través de un observatorio, educación y generación de ingresos para la prevención de conflictos, enfoque diferencial para garantizar la participación de mujeres y jóvenes y una última línea centrada en cultura, arte y deporte.

Según Osorio, dentro de esa estrategia uno de los componentes más importantes será un observatorio que se encargará de estudiar el conflicto urbano y generará información que le permita al gobierno local conocer cuáles zonas requieren priorizarse y cómo es la dinámica de la violencia en la ciudad.

Cinco ejes estratégicos: participación ciudadana, prevención y justicia, víctimas, excombatientes, y verdad y memoria.

Aunque la estrategia aún no está terminada, la revelación de la naturaleza administrativa de la futura gerencia ya despertó las primeras reacciones.

Luis Guillermo Pardo, último líder de la eliminada Asesoría de Paz y Convivencia y exgerente de Paz de la Gobernación de Antioquia consideró que, si bien es importante que se retome la gestión pública en el conflicto urbano, es preocupante que las funciones de convivencia las siga teniendo la Secretaría de Seguridad, tal como aparece en el actual proyecto.

“Conceptualmente y operativamente la seguridad es muy diferente de la convivencia. Toda función de paz necesita confianza”, dijo Pardo, para quien resulta contraproducente que la Secretaría que hoy confronta a los grupos armados sea la misma que deba generar esa confianza entre ellos.

Así mismo, bajo su experiencia, Pardo encuentra riesgoso que la nueva dependencia solo se enfoque en asesorar a las demás secretarías ya que, eventualmente, la gestión de paz se podría diluir en las prioridades misionales de cada una de ellas.

Diana Osorio
Diana Osorio, Gestora Social de Medellín, explicó que esta dependencia se enfocará en construir y articular una estrategia de paz para la ciudad. Foto: Esneyder Gutiérrez

“El concepto de transversalidad conceptualmente se oye bien y es trabajado en muchas administraciones. Pero, al final, trae consigo el riesgo de terminar diluyéndose. Cada secretaría tiene su función propia, por lo que la primera tarea de cada una será desarrollar su misión y su visión”, agregó Pardo.

El experto reveló, además, que en la anterior Asesoría de Paz sí ejecutaban programas y presupuesto y era desde esa autonomía que se coordinaba con las otras dependencias del gobierno local.

Juan Camilo Domínguez, coordinador de posgrados del Instituto de Estudios Regionales (INER) de la Universidad de Antioquia, consideró, por su parte, que lo interesante de la idea es precisamente esa naturaleza articuladora, puesto que la paz involucra componentes educativos, rurales, de participación política, justicia, entre otros, “que hacen que sea pertinente la aparición de una figura que le dé línea al gobierno local”.

Domínguez precisó que el éxito o el fracaso de esta iniciativa estará en si se logra articular ese trabajo mancomunado entre las secretarías. “Eso es algo muy complejo, ya que en la administración pública puede haber dificultades para esa coordinación. Pero si tiene éxito, se lograría que la Alcaldía dejara de actuar de manera dispersa en el territorio”, enfatizó.

La paz involucra componentes educativos, rurales, de participación política, justicia, entre otros.

Tanto Pardo como Domínguez coincidieron en que la tarea de retomar la investigación sobre el conflicto urbano será crucial. Ya que desde esa información la ciudad podrá conocer la dinámica del conflicto urbano y formular soluciones.

Por ahora la Administración no ha anticipado quién será la persona que ocupará el cargo. “Primero es lo primero. Tener los indicadores, la estrategia y la reforma administrativa. Todavía no estamos pensando en nombres, para evitar roces y conflictos”, aseguró Osorio.

Sin embargo, lo que sí se sabe con certeza son los complejos retos que desde ya esperan a la futura institución, entre los que se destacan la reincorporación de los excombatientes de las Farc, el surgimiento de un eventual proceso de sometimiento para los grupos ilegales y, sobre todo, fortalecer la atención a las víctimas golpeadas por el conflicto.


Tomado de: www.eltiempo.com

Leave a reply