Sign in / Join

Cuarentena: un respiro para el aire en la ciudad de Medellín

Por: Manuela Quintero Arias

Tanto la capital antioqueña, como en los otros 9 municipios que conforman el valle de Aburrá, el comienzo del año no fue muy bueno para la calidad del aire; puesto que, a pesar de ser un problema recurrente durante los últimos años, en el 2020 fue muy difícil para las entidades encargadas, darle solución pesar de sus esfuerzos.

Medidas como pico y placa ambiental todo el día, multas por infracción a este y fomentar el uso de medios de transporte sostenibles como la bicicleta, fueron casi que nulas para mejorar la calidad del aire en la ciudad.

A pesar de la implementación de dichas medidas, la mayoría de las 21 estaciones que monitorean la cantidad de material particulado PM 2.5 (principal contaminante del aire de la ciudad), incluyendo la estación ubicada en el corregimiento de Santa Elena zona rural de Medellín, marcaran niveles perjudiciales en la calidad del aire, estos datos según el Sistema de Alerta Temprana del Valle de Aburrá Siata.

Debido a las alarmantes cifras en la cantidad de material particulado el director del Siata, Carlos David Hoyos, recomendó a las personas no salir de sus casas, ya que esta cantidad de material particulado puede ser nocivo para la salud. Pero tras el decreto el pasado 20 de marzo, de la cuarentena nacional obligatoria por la pandemia del Covid-19, las medidas de mitigación se levantaron, para así evitar los contagios por el mortal virus.

Tras varios días de cuarentena se empezaron a ver cambios positivos en la calidad del aire, ya que los niveles de material particulado PM 2.5 bajaron, pues las 21 estaciones pasaron a estar en color amarillo (que significa moderado) luego de varias semanas de registrar en rojo y naranja, colores que evidenciaban altos niveles de contaminación del aire. Esto, gracias a las lluvias y las bajas emisiones vehiculares e industriales que se han tenido en los últimos días.

Hoy, los habitantes del Valle de Aburrá y toda su Área Metropolitana respiran el aire más limpio de los últimos cuatro años, con casi todas sus estaciones de monitoreo en verde y solo unas cuantas en amarillo; lo cual se ha podido lograr gracias al cese de la mayoría de las actividades cotidianas por parte de los ciudadanos, debido a la cuarentena por el virus del Covid-19.

Leave a reply