Sign in / Join

Ante petición de Quintero, Alcaldía suspende aplicación de actualización catastral

JUAN DIEGO QUICENO MESA

La carta que envió Daniel Quintero, alcalde electo de Medellín, el pasado 17 de diciembre en la que pidió a la actual administración detener la actualización catastral para la renovación de los aspectos físicos, jurídicos y económicos de los predios ubicados en toda su zona urbana y en sus cinco corregimientos, que entraría en vigencia el 1 de enero de 2020, surtió efecto.

En la noche de este lunes, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez anunció que si bien el trabajo técnico de su equipo continúa en el tema, obedeciendo directrices legales que así lo ordenan, la Alcaldía de Quintero tendrá a su disposición todo 2020 para seguir el proceso y ajustar o definir aún más algunos factores, de acuerdo a su concepción y la ley.

“Yo soy muy respetuoso de esos espacios. Cuando a nosotros nos solicitan que no entre en aplicación para el año entrante, me parece que tiene sustento legal y jurídico, pero también se hace por respeto. Creo que es lo normal”, declaró el mandatario de la ciudad.

De qué se trata

El catastro es un censo de todos los predios que hay en el Municipio de Medellín, urbano o rural, con todas sus características como el área, la localización y el valor, contenidos en la norma. La ciudad cuenta con 1.036.000 predios, entre urbanos y rurales, de estos el 70 % corresponde a residenciales.

Según el trabajo técnico de la alcaldía de Gutiérrez, los cambios más significativos se darían en las áreas construidas y en los que hicieron solicitud de cambio de destinación, por ejemplo de casa a bodega o lotes que ahora presentan construcción.

“El promedio (de incremento) al que le apostamos durante estas semanas de trabajo que faltan es que sea cercano al 12 % para que el impacto sea el menor posible. En años anteriores, los incrementos fueron superiores al 30 %”, explicó a EL COLOMBIANO Juan Manuel Velásquez, secretario de Gestión y Control Territorial.

En la carta en la que Quintero solicitaba su suspensión, si bien se aceptaba que la administración tenía la libertad jurídica para realizar estos cambios, “no reconocen la difícil situación económica de millones de ciudadanos, los altos niveles de desigualdad y los índices de desempleo”.

Con esta decisión, dicha aplicación se suspende a la espera de que el alcalde electo asuma y defina qué cambios o ajustes desea hacer con su equipo técnico. En estos términos termina la única crítica o polémica que tuvo el proceso de empalme entre la saliente y la nueva administración de Medellín.


Tomado de: www.elcolombiano.com

Leave a reply